Avisar de contenido inadecuado

Cosas que odio... y una de gallegos

{
}

Ayer recibí un e-mail graciosillo, del que os destaco las "cosas que odio" más curiosas:

  • Los que señalan su muñeca cuando preguntan por la hora... Ya sé donde está mi reloj, ¿dónde tienes el tuyo? ¿Me señalo yo cuando pregunto donde está el water?
  • Los que dicen "siempre está en el último lugar en el que miras". Pues claro. ¿Quién sigue buscando algo después de encontrarlo?
  • Los que están viendo una película y dicen "¿has visto eso?". No, he pagado 5 euros para venir al cine y mirar el suelo.
  • Los que preguntan "¿puedo preguntarte una cosa?". No me dejas elección, ¿no?
  • Cuando algo es "nuevo y mejorado". ¿Cómo? Si es nuevo, no ha habido nada antes. Si ha sido mejorado, ha tenido que haber algo antes.
  • Los que dicen "la vida es corta". ¡Vamos hombre! ¡La vida es la cosa más larga para todo el mundo! ¿Qué puedes hacer que sea más largo?

Aunque la palma se la lleva la historia que me envió Bàrbara el viernes, "Una de gallegos":

Explicación de un albañil gallego a la compañía aseguradora que no comprendía, debido a la naturaleza de sus lesiones, cómo podía haber ocurrido el accidente. Este es un caso verídico cuya transcripción fue obtenida de una copia de archivo de la aseguradora. el caso fue juzagado por el Tribunal de Primera Instancia de Pontevedra.

Excelentísimos señores:
En respuesta a su pedido de informaciones adicionales declaro: en el ítem nº 1 sobre mi participación en los acontecimientos, mencioné: "tratando de ejecutar la tarea y sin ayuda", como la causa de mi accidente. Me piden en su carta que dé una declaración más detallada, por lo que espero que lo que sigue aclare de una vez por todas sus dudas.

Soy albañil desde hace 10 años. El día del accidente estaba trabajando sin ayuda, colocando los ladrillos de una pared del sexto piso del edificio en construcción en esta ciudad. Finalizadas mis tareas, verifiqué que habían sobrado aproximandamente 250 kilos de ladrillo. En vez de cargarlos hasta la planta baja a mano, decidí colocarlos en un barril, y bajarlos con ayuda de una roldana que felizmente se hallaba fijada en una viga en el techo del sexto piso.

Bajé hatsa la planta baja, até el barril con una soga y, con la ayuda de la roldana, lo levanté hasta el sexto piso, atando el extremo de la soga en una columna de la planta baja. Luego, subí y cargué los ladrillos en el barril. Volví a la planta baja, desaté la soga, y la agarré con fuerza de modo que los 250 kilos de ladrillos bajasen suavemente (debo indicar que en el ítem nº 1 de mi declaración a la policía he declarado que mi peso corporal es de 80 kilos). Sorpresivamente, mis pies se separaron del suelo y comencé a ascender rápidamente, arrastrado por la soga. Debido al susto, perdí mi presencia de espíritu e irreflexivamente me aferré más aún a la soga, mientras ascendía a gran velocidad.
En las proximidades del tercer piso me encontré con el barril que bajaba a una velocidad aproximadamente similar a la de mi subida, y me fue imposible evitar el choque. Creo que allí se produjo la fractura de cráneo.

Continué subiendo hasta que mis dedos se engancharon dentro de la roldana, lo que provocó la detención de mi subida y también las quebraduras múltiples de los dedos y de la muñeca. A esta altura (de los acontecimientos), ya había recuperado mi presencia de espíritu, y pese a los dolores continué aferrado a la cuerda. Fue en ese instante que el barril chocó contar el piso, su fondo se partió, y todos los ladrillos se desparramaron.

Sin ladrillos, el barril pesaba aproximadamente 25 kilos. Debido a un principio simplísimo comencé a descender rápidamente hacia la planta baja. Aproximadamente al pasar por el tercer piso me encontré con el barril vacío que subía. En el choque que sobrevino estoy casi seguro se produjeron las fracturas de tobillos y de la nariz. Este choque felizmente disminuyó la velocidad de mi caída, de manera que cuando aterricé sobre la montaña de ladrillos sólo me quebré tres vértebras.

Lamento sin embrago informar que, cuando me encontraba caído encima de los ladrillos, con dolores insoportables, sin poder moverme y viendo encima de mi el barril, perdí nuevamente mi presencia de espíritu y solté la soga. Debido a que el barril pesaba más que la cuerda, descendió rápidamente y cayó sobre mis piernas, quebrándoseme las dos tibias.
Esperando haber aclarado definitivamente las causa y el desarrollo de los acontecimientos, me despido atentamente.

{
}
{
}

Comentarios Cosas que odio... y una de gallegos

jajajajjaja, es una de las mejores  historias que lei en mi vida!
Evelyn Evelyn 29/11/2008 a las 15:37

Deja tu comentario Cosas que odio... y una de gallegos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.