Avisar de contenido inadecuado

¿Sociedad actual?

{
}

Hoy he encontrado un papel entre muchos en una caja de la mudanza (y eso que me mudé el agosto pasado). Es un papel muy especial... en él hay escrita una redacción que tiene más de veinte años. La escribió mi hermana Silvia y la tituló "Los problemas de la sociedad actual":

“- ¿Problemas? ¿Qué son los problemas? ¿Existen en algún lugar? ¿Son conceptos reales?
- Sí cariño mío, hace mucho, mucho tiempo, aquí, en nuestro planeta que hoy ves tan sumamente bello y feliz, existió una sociedad cargada de... de eso precisamente, de problemas.
- ¿Por qué lo dices tan tristemente mamá? ¿Acaso los problemas eran cosas, cosas...?
- ¿Malas? Sí hijo sí, sé que hoy en día cuesta mucho de pronunciar esa palabra porque lo malo, la maldad, no existe, no la vemos reflejada en ningún punto de nuestra vida, pero en aquel tiempo era una realidad tan palpable y constante que se convirtió en hábito, en costumbre de personas desaprensivas que disfrutaban con ella.
- ¿Desaprensivos?
- Sí, desaprensivos, personas que no dudaban ni tan siquiera un instante en hacer mal a cualquier otra persona con tal de sacar para ellos algún provecho, a veces, sólo por dinero.
- ¡Dinero! Sí, hace dos semanas hablamos en clase de él. Creo que era un utensilio para obtener lo que se necesitaba para vivir, pero en un principio resultó muy beneficioso. ¿Por qué desapareció mamá? Cuando lo pregunté el profesor cambió la expresión de su rostro y muy serio dijo: "- Pasemos a explicar el problema de matemáticas que nos quedó pendiente" ¿Por qué?
- Verás hijo, es difícil de explicar el porqué y son pocos los que lo conocen, pues se teme que alguien quisiera restaurar la decadencia y perversión de aquella sociedad. Como tú has dicho el dinero empezó muy bien como instrumento de compra venta, pero con el tiempo la gente creyó ver en él la fuente de la felicidad, lo ambicionaba, lo deseaba con todas sus fuerzas y hacía lo que estuviera en su mano por conseguirlo, sin detenerse ante ningún obstáculo. Lo malo era que una vez conseguían un poco, no podían parar y seguían y seguían, querían más y más. Él fue el causante de la destrucción de aquella sociedad.
- ¿Un simple trozo de papel, mamá? ¿Una simple moneda, metal basto y poco atractivo, fue capaz de destruir toda una organización social, toda una armonía de personas?” (continúa...)

 

“- Sí, pequeño, aunque fueron los mismos hombres quienes se autodestruyeron. Ellos con su ambición destrozaron un trabajo de millones de años. Llegaba a tanto su ambición por esos papeles y metales que mataban a otras personas por conseguirlo.- ¿Qué dices mamá? ¿Matar?- Sí, matar. Pero hay muchas formas de hacerlo. Algunos lo hacían directamente y a sangre fría: una muerte rápida para robarle apenas algunos miles de pesetas. Pero había una muerte mucho peor, más cruel y despiadada, muy lenta y agobiante: la muerte en vida, y no me he equivocado, llegó a haber gente muerta en vida. Su apariencia lo denotaba, el sufrimiento llenaba sus venas: eran los parados. Gente sin trabajo y, por lo tanto, sin recursos económicos, gente que sentía el frío en sus huesos, el hambre en su piel, la desesperación, y lo peor de todo es que no sólo morían ellos lentamente, sino que veían morir a la par a su familia, mujer e hijos en igual agonía y tristeza, y esto era lo que ellos no podían soportar. Los hijos veían la falta que sus padres tenían y su, digamos, conformismo, pues para ellos no hacían nada; entonces se echaban a la calle, era la delincuencia: cualquier cosa antes que morirse pisados, callados, atados de pies y manos por la sociedad. Se sentían marginados, apartados de ella, y en cierto modo lo estaban y querían vengarse, debía haber alguna forma de hacerlo, ellos no se podían conformar: el pie de la sociedad no los chafaría, la horca que se les acercaba no les estrecharía, ellos no serían oprimidos, tenían boca, debían hablar y gritaron en única voz ¡libertad!Las mujeres no querían ser oprimidas por los hombres. Las clases bajas estaban cansadas de obedecer. Los ignorantes querían aprender, estaban cansados de que su ignorancia se les echara en cara. El paro debía acabar. Ellos querían hablar. Las grandes potencias ya no los manejarían. Ellos sabían hablar. Nadie les podía obligar a hacer lo que ellos quisieran. Ellos podían hablar. Hallaron el método y ellos HABLARON. Estalló la guerra y todo se destruyó, pero de sus propias cenizas se reconstruyó este mundo de paz y armonía. Todo vuelve al bien.”

Silvia L.G.

{
}
{
}

Comentarios ¿Sociedad actual?

muy profundo te felicito.

Juan Jose Juan Jose 17/04/2010 a las 16:56

esta muy lindo muy inteligente tu hermana ;-*

elizabeth elizabeth 10/08/2010 a las 01:15

Excelente.. muy buena reflexión!! 

Anónimo Anónimo 05/12/2010 a las 15:50

Deja tu comentario ¿Sociedad actual?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.